¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

jueves, 19 de enero de 2012

El zigurat mesopotámico (tema)

La actividad arquitectónica del rey Ur-Nammu y de sus sucesores conllevó un plan de intervención urbanística y arquitectónica sobre la ciudad de Ur, que se convirtió en la capital del Imperio. Este plan pretendía servir a los intereses de la organización del Estado y su ideología, y comprendió la restauración de los principales recintos sagrados, así como la construcción de obras de ingeniería y de nuevos edificios religiosos y civiles, entre los que destaca la nueva tipología de templo: el zigurat.
Este modelo consistía en una construcción maciza, realizada en adobe y cubierta de ladrillo, de planta cuadrada o rectangular, cuyas paredes estaban dispuestas en talud y articuladas mediante entrantes y salientes. Se situaban en los recintos sagrados que se hallaban en el centro de las ciudades sumerias, ubicados por lo general sobre una terraza que englobaba los basamentos de anteriores edificios religiosos. La construcción partía de la idea de la montaña artificial escalonada, que había dado lugar a los templos sobre terraza sumerios.
Algunos de sus rasgos característicos tienen que ver con el material empleado para su construcción, el adobe, cuya escasa consistencia era compensada disponiendo muros en talud que se recubrían con ladrillos. El agua se dirigía así hacia desaguaderos previamente preparados, evitando el deterioro del edificio por las lluvias. Los zigurats adoptaban entonces una imagen sólida y maciza.
Se erigía mediante una sucesión de terrazas superpuestas en número impar y de forma decreciente, configurando una estructura en torre escalonada a cuyos módulos se podía ir ascendiendo a través de un sistema de escaleras en ladrillo, una central y dos laterales perpendiculares para acceder al primer piso, y dos escalinatas divergentes para acceder al segundo.

Zigurat de Ur
Zigurat de Ur
Se construyeron muchos zigurats en Mesopotamia, pero el más importante y el primero es el de la ciudad de Ur, dedicado a la diosa lunar Nannar.
Lo que aún no se sabe con precisión es la función concreta de los zigurats mesopotámicos, aunque existen varias teorías.


Ver también: Época neosumeria (historia)

No hay comentarios:

Publicar un comentario