¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

miércoles, 13 de junio de 2012

Orden dórico (tema)

Aparece en Grecia en la región del Peloponeso y se difunde por toda la península y por las colonias occidentales de la Magna Grecia. Se trata del orden más antiguo y se repertorio de formas se encuentra plenamente definido a comienzos del siglo VI a.C.
De gran sobriedad y mesura, se compone por elementos sustentantes, como el pedestal y las columnas, y por elementos sustentados, como el entablamento o el tejado (siempre de doble vertiente)
El primero de los elementos sustentantes es el pedestal o krepis, formado generalmente por tres escalones: dos inferiores o estereóbato, y uno superior o estilóbato. Sobre esta plataforma escalonada reposan directamente las columnas, que carecen de basa.
Éstas de hallan formadas por el fuste, compuesto por varios tambores cilíndricos dispuestos a hueso (sin argamasa). Éste suele ser más ancho en la parte inferior y presenta un engrosamiento central llamado éntasis. Es un fuste acanalado longitudinalmente con estrías que se cortan en aristas vivas.
Sobre el fuste se encuentra el capitel, formado por el equino, gran forma circular a modo de tronco de cono invertido, y por el ábaco, pieza en forma de prisma cuadrangular que remata la columna. Bajo el equino suele aparecer una fina moldura anular llamada collarino.
El primero de los elementos sustentados es el entablamento, que está dividido en arquitrabe (gran viga de piedra horizontal carente de decoración, que descansa sobre el ábaco), la tenia (moldura muy fina que separa el arquitrabe del friso), friso (dividido en triglifos, rectángulos con acanaladuras decorativas verticales espaciadas regularmente, y en metopas, pequeñas losas cuadradas, lisas o decoradas, situadas entre los triglifos).
La cornisa se apoya sobre el friso, sobresaliendo de él, y esta compuesta por un alero ancho llamado geison, decorado con pequeñas placas rectangulares bajo las que penden hileras de gotas (mútulos), y de una moldura cóncava aún más saliente sobre la que se talla alguna decoración, denominada sima o cimacio.
Entre la cornisa y el tejado se forma una figura triangular denominada frontón o tímpano, cuyos vértices se adornan con acroteras y en cuyo interior se colocan distintas decoraciones escultóricas.

Ver también: Orden arquitectónico (definición)

No hay comentarios:

Publicar un comentario