¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

martes, 12 de junio de 2012

Puerta de Alcalá (obra)


La Puerta de Alcalá es una de las cinco puertas reales que daban acceso a la ciudad de Madrid, en concreto desde Francia, Aragón o Cataluña. Fue construida bajo el mandato de Carlos III, entre 1769 y 1778, para sustituir una puerta anterior del siglo XVI mandada construir por Felipe III para conmemorar la llegada de su esposa Margarita de Austria. Aunque la antigua puerta fue demolida se sabe que fue construida en ladrillo y que contaba con tres arcos, uno principal y dos a los lados de éste. Bajo el primero se situaba una escultura de Nuestra Señora de las Mercedes y bajo los arcos laterales esculturas de San Pedro Nolasco y la beata Mariana de Jesús. La puerta nueva se situó junto al camino de Alcalá de Henares, de ahí su nombre.
Su diseño plenamente neoclasicista pertenece al arquitecto italiano Francesco Sabatini, después de que se presentaran otros diseños Ventura Rodríguez y José de Hermosilla. Se trata, además, del primer arco de triunfo construido en Europa tras la caída del Imperio Romano, y sirve para conmemorar la llegada del monarca a la capital.
Los elementos de sujeción estructural están construidos con piedra berroqueña, mientras que los elementos decorativos y ornamentales son de piedra blanca procedente de Colmenar de Oreja. Estos materiales son muy habituales en la arquitectura madrileña del siglo XVIII. Sin embargo, la cubierta de los frontones son planchas de plomo.
Se desarrolla en tres cuerpos, los dos laterales de inferior altura que el central. Entre ellos se reparten cinco vanos: tres con arco de medio punto, con claves acabados en sus dovelas con mascarones con formas de cabezas de león y sátiros, y dos laterales adintelados con relieves de cornucopias y guirnaldas florales. En su origen, estos vanos se cerraban con rejas que cerraban el tráfico.
La fachada exterior presenta diez columnas lisas de granito de Segovia adosadas. En el interior, las seis exteriores se sustituyen por pilastras. Todas ellas se apoyan sobre un zócalo, tienen capiteles de orden jónico, y sobre ellos se apoya una cornisa.
De las decoraciones se encargaron Francisco Gutiérrez y Roberto Michel, que trabajaron anteriormente en la Fuente de Cibeles. Sobre el vano central, en el frontón, figura una inscripción que hace alusión a Carlos III y al año en que fue construida esta puerta. Sobre la inscripción exterior se encuentra un escudo de armas real sostenido por la Fama (con una trompeta) y el Genio en forma de niño, un conjunto similar al sepulcro de Fernando VI en las Salesas Reales. El resto de la decoración hace alusión al poder del rey, sus virtudes (fortaleza, justicia, templanza y prudencia) y su magnificencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario