¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

lunes, 28 de mayo de 2012

Oratorio del Caballero de Gracia (obra)

Oratorio del Caballero de Gracia (Madrid)
Oratorio del Caballero de Gracia (Madrid)
El oratorio del Caballero de Gracia fue construido por Juan de Villanueva bajo el mandato de Carlos III en un estilo claramente neoclásico que recuerda a una pequeña basílica romana
Se construye para sustituir a otro oratorio del siglo anterior (1654). Juan de Villanueva proyecta entonces dos plantas: una que ampliaba la ya existente y otra de esquema basilical y forma de cruz latina (creando un transepto gracias al retranqueo de los muros laterales) cubierta en el crucero por una cúpula, que fue finalmente la elegida.
Su estructura es una nave longitudinal cubierta con bóveda de cañón horadada con pequeños casetones y rematada en un ábside (cabecera semicircular). A los lados, unas columnas corintias monolíticas de granito crean dos naves laterales muy estrechas. Su cúpula, que se sitúa sobre el crucero de forma elíptica y se alza sobre pechinas, se decora con escenas del Antiguo Testamento. Una linterna permite la iluminación cenital que crea un efecto de gradación de luz. 
Su construcción se realiza en cantería combinada con ladrillo.
La obra interior se realiza entre 1782 y 1795 debido a la falta de fondos disponibles para su construcción. Debido a disputas por la financiación de la obra se despide a Villanueva y se contrata a Juan Pedro Arnal, arquitecto encargado de su finalización.
En relación con su entorno, se ubica en un espacio estrecho y alargado que condiciona su diseño desde el primer momento.
La fachada sur está desprovista de todo adorno (contraposición al Barroco y clara tendencia neoclásica) y dos columnas jónicas flanquean el acceso, levemente retranqueado. A los lados se sitúan sencillas hornacinas y todo el conjunto se remata por un frontón clásico no completo para dejar espacio suficiente a un ventanal de arco rebajado.
La fachada norte obligó a que se recortara el ábside y ya en el siglo XX se rehízo la fachada construyendo un arco triunfal sobre el ábside.

2 comentarios:

  1. Precisa descripción, muy detallada, precisa y amena. Gracias por tus trabajos.
    Manuel

    ResponderEliminar