¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

miércoles, 20 de marzo de 2013

María Magdalena, Caravaggio (obra)

Caravaggio - María Magdalena
En su María Magdalena Caravaggio une lirismo y melancolía a partes iguales. Para la Iglesia contrarreformista la santa fue el mejor ejemplo de arrepentimiento y penitencia, de modo que su culto tenía arraigo desde el siglo XVI. Los pintores venecianos la habían concebido de medio cuerpo, ante la cueva, envuelta en su larga cabellera y arrasada en lágrimas mirando al cielo. Caravaggio rompe con esta tradición y con un enfoque ligeramente elevado empequeñece la figura casi pegada al suelo. Una silla baja y un gesto en el que busca protección hablan de abandono y soledad, de búsqueda de un nuevo destino mientras que las joyas y perfumes se encuentran en el suelo. La luz dorada cae sobre su cabellera que resalta el poder de seducción de la escena. Viste las ropas de cortesana, pero es una sobrecogedora lección de desamparo y culpa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario