¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

sábado, 28 de abril de 2012

Congreso de Viena (1815) (historia)

El Congreso de Viena fue una reunión internacional convocada para restablecer las fronteras de Europa y reorganizar sus políticas del Antiguo Régimen tras la derrota de Napoleón.
A él acudieron representantes de todos los países europeos para sentar las bases de una paz duradera y reorganizar el nuevo mapa europeo. Tres personajes dominaron las reuniones: el zar de Rusia Alejandro I, el canciller austríaco Metternich y el ministro francés Talleyrand. Los principales postulados que en él se defendieron fueron: 
Legitimidad: no sería posible la paz si no estaban al frente de los Estados sus soberanos legítimos, que no debían estar frenados por una Constitución, pues su poder era de origen divino. 
Responsabilidad internacional de las potencias: las relaciones internacionales debían estar dirigidas por las grandes potencias, y los monarcas restaurados en sus poderes absolutos se comprometieron a frenar cualquier aspiración liberal, tanto en sus propios reinos como en los otros Estados. 
Intervención: el orden o desorden en un país no era solamente un problema interior, sino que también afectaba a sus vecinos, por ello era lícito y conveniente que las otras potencias intervinieran para restablecer a un monarca apartado de manera ilegítima. El derecho de intervención militar se decidía por el acuerdo de las potencias reunidas en congresos, y fue la base del “sistema Metternich”. 
Congresos: los conflictos debían debatirse en ellos, de modo que la guerra no fuera árbitro en las disputas. 
La rivalidad entre Gran Bretaña y Francia fue sustituida por una hegemonía marítima inglesa y un equilibrio continental que duraría hasta 1871. 
Pero, en realidad, los ideales de la Revolución Francesa no se habían logrado desmantelar del todo y las fuerzas sociales se opusieron al restablecimiento del orden antiguo en nombre de la libertad. Así, la tradición revolucionaria se prolongaría en el liberalismo, que junto con el nacionalismo irían minando paulatinamente la obra del Congreso de Viena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario