¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

viernes, 22 de marzo de 2013

Caravaggio y la capilla Cerasi (tema y obra)


En esta ocasión los dos temas escogidos eran San Pedro y San Pablo como grandes figuras de la iglesia católica. Pero, como va a ser común a partir de ahora, la elaboración estuvo llena de problemas porque los primeros cuadros fueron rechazados por no adaptarse al gusto del cliente. 
La conversión de San Pablo. La primera versión es una obra pasada de moda, una mezcla entre Rafael y un realismo poco elegante, con muchas figuras que se distribuyen de manera tosca e irregular creando una escena confusa. En la segunda ocasión creó una obra llena de fuerza y vida. Su rasgo más destacado es la austeridad y la quietud. Es la luz la que revela el misterio, la que derriba a Saulo del caballo y transmite el mensaje. Por primera vez Caravaggio interpreta en sentido literal y simbólico la fuerza de la luz frente a las tinieblas, que no es otra que la luz de Cristo en oposición a la oscuridad de quien se niega a abrir su corazón. Al margen del simbolismo, la forma de emplear el foco luminoso no tiene precedentes, ya que modela las figuras y les da una tridimensionalidad inigualable, ya que la penumbra tampoco las desvanece, sino que siguen siendo sólidas e impenetrables, necesitando sólo el primer plano. 
La crucifixión de San Pedro comparte las mismas cualidades. El santo está cabeza abajo ofreciendo toda su humildad. Es un hombre viejo sin ninguna idealización. Hay un clavo y un trozo de madera representados con tanta sencillez que parecen convincentes. Nunca se habían usado tan pocos elementos para expresar tanto.
En ambas composiciones, las áreas de luz son bastante grandes y coinciden con el foco de interés, individualizando al protagonista frente a todo lo demás. Este recurso lo irá cambiando con el tiempo ya que poco a poco la oscuridad acaba envolviendo todas las figuras. Además, cuando Caravaggio colocó los cuadros cuidó todos los detalles destinados a favorecer la capacidad ilusoria de las composiciones. Hizo que recibieran una delicada luz directa a fin de mantener el efecto de dramatismo y la fuerza escultural de las figuras capaces de transmitir toda la tensión. El resultado fue impactante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario