¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

domingo, 30 de septiembre de 2012

Arquitectura otoniana (tema)

Con la llegada al trono de Carlos el Gordo (887) se producen una serie de distensiones internas y los reinos de Francia, Italia y Germania adquieren cada vez más fuerza. Éste último, bajo el reinado de Enrique el Pajarero, se consolida e impone su autoridad gracias a la colaboración de la iglesia.
Este reino es el que hereda Otón I en el siglo X dando comienzo a la nueva dinastía otoniana y siendo considerado como nuevo salvador de la cristiandad y continuador de la renovación emprendida por Carlomagno. Otón II consolida este gran reino y se autoproclama como "Romanorum Imperator Augustus". El periodo otoniano se extenderá desde la segunda mitad del siglo X hasta el año 1024, en el que muere Enrique II.
Iglesia de San Miguel de Hildesheim
Iglesia de San Miguel de Hildesheim
(Imagen: Wikimedia - Heinz-Josef Lücking)
La arquitectura es el mejor exponente de esta dinastía, que promueve grandes edificaciones gracias al respaldo de los obispos, dotando de una nueva catedral a todas las sedes episcopales y engrandeciendo los monasterios con suntuosos edificios.
Se escoge la planta basilical con grandes transeptos, en ocasiones dobles, y criptas muy desarrolladas de gran superficie. Las naves de los templos se disponen en dos pisos, con tribuna en la parte superior, y se alterna el uso de pilares y columnas. Todo ello se traduce al exterior en nítidos y rotundos volúmenes entre los que destacan las torres añadidas en los extremos orientales y el cuerpo occidental.
De esta manera, las construcciones otonianas retoman esquemas antiguos y los dota de soluciones nuevas que abren paso a la arquitectura románica.

Obras:
- Iglesia de San Miguel de Hildesheim
- Iglesia de San Pantaleón de Colonia

No hay comentarios:

Publicar un comentario