¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

viernes, 27 de abril de 2012

La Europa de la Restauración (historia)

Tras la caída del Imperio Napoleónico, el nuevo orden internacional fue elaborado por cinco potencias: las cuatro vencedoras de Napoleón (Gran Bretaña, Rusia, Austria y Prusia) y la misma Francia. La Restauración se inicia con la apertura del Congreso de Viena en 1815, cuya principal función era mantener la paz y el equilibrio en Europa. 
Gran Bretaña tenía un modelo de monarquía parlamentaria, y el ministro que envió al Congreso era un europeísta convencido. Necesitaba el control de los mares para su comercio, y tras los problemas que le había causado el bloqueo marítimo no debía desentenderse de los problemas del continente. 
Rusia, sin embargo, encarnaba el más puro modelo del Antiguo Régimen, con un sistema político de monarquía absoluta. Internacionalmente contaba con el prestigio de su decisiva aportación a la derrota de Napoleón (1812). Pero a su territorio no había llegado ningún vestigio de los principios revolucionarios. Se trataba, además, de la primera potencia europea demográficamente. 
Austria también mantenía un régimen de monarquía absoluta y su territorio englobaba un muestrario heterogéneo de pueblos que sólo una autoridad severa podía mantener cohesionados. 
Prusia era el socio menos fuerte, pero obtuvo una clara preponderancia sobre los Estados alemanes del Norte. 
Francia hizo valer su situación geográfica y su riqueza intelectual para ser respetada y desempeñar un papel activo en la nueva situación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario