¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

lunes, 23 de enero de 2012

La glíptica sumeria (tema)

El arte de la glíptica tuvo en el arte sumerio un capítulo importante a través de los cilindros-sellos, una modalidad artística típicamente mesopotámica. Éstos se usaron en Sumer desde las primeras fases del desarrollo de su cultura. Se trata de piezas de piedra caliza, mármol, alabastro o piedras preciosas, de forma cilíndrica, que llevaban grabada su parte exterior, de modo que al hacerlas girar sobre arcilla fresca dejaban la impronta de su dibujo a modo de friso en relieve que recreaba una escena.
Eran usados para dar autenticidad a las transacciones comerciales, pero además podían tener para su propietario un valor como amuleto.
En ellos se plasmaban gran diversidad de motivos. Con el paso del tiempo su iconografía sufrió transformaciones. En un principio, los temas eran motivos geométricos, escenas cinegéticas o de banquete o de domesticación de animales; al final del periodo de Uruk aparece una iconografía simbólica con luchas entre animales y héroes o seres fantásticos, dando paso finalmente a las escenas mitológicas, de banquetes o de rituales religiosos. Fue entonces cuando apareció un personaje desnudo y con cabello largo que ha sido identificado con Gilgamesh, uno de los principales héroes de la mitología sumeria, al que se representaba dominando a un león, al que arrastraba cogido con el brazo izquierdo, mientras con el derecho sostenía un arma. Esta figura tendrá un gran éxito posteriormente en el mundo simbólico de la iconografía asiria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario