¿Comentas?

Agradecemos los comentarios que nos hacen mejorar y aceptamos las propuestas y peticiones sobre las que te gustaría leer en este blog. ¿Colaboras?

lunes, 23 de enero de 2012

La arquitectura religiosa y funeraria minoica (tema)

Además de en las áreas dedicadas a santuarios en los palacios, el culto en época minoica podría desarrollarse en una gran diversidad de lugares: desde las cuevas hasta en santuarios en lo alto de montañas y colinas o altares en medio del campo. Los lugares de culto al aire libre y en áreas abiertas podían haber tenido como destinatarios a la totalidad del pueblo, mientras que las ceremonias en zonas interiores de palacio serían para las clases dirigentes y poderosas.
En cuanto a los enterramientos, se continuó en los primeros momentos con la tradición neolítica de usar cuevas y refugios en la roca, donde con el tiempo se introducía al difunto, a veces en grupo, en pithoi de arcilla o larnakes (cajas parecidas a ataúdes de madera).
Pero los dos principales tipos de tumba en Creta fueron las tumbas circulares, en el sur, y las tumbas-casa o tumbas-edificio en el este y norte. Ambos tipos sugieren un uso compartido por un clan o familia, o que sean destinadas a cobijar los restos de la alta sociedad.
Las tumbas circulares se usaron durante largos periodos de tiempo y suelen aparecer aisladas o en pequeños grupos de dos o tres enterramientos. Su construcción es de piedra y sus muros se van cerrando según adquieren altura, aproximando las hiladas de piedras. Se asentaban casi siempre sobre una roca, tienen una puerta de entrada y algunas presentan una antecámara previa. Las hiladas inferiores están formadas por los bloques más pesados para soportar el peso de la estructura, que en algunos casos se apoya en contrafuertes externos.
Las tumbas-casas son más complejas. Su estructura, sobre cimientos de piedra, es rectangular y acoje un conjunto variable de habitaciones, entre las que están la cámara de enterramiento, la del ajuar y un santuario con un altar y otros elementos ceremoniales.


Ver también: El arte del Egeo

No hay comentarios:

Publicar un comentario